Cinco Minutos de Faith Carroll | Reseña

15 de junio de 2017


Cinco Minutos de Faith Carroll
Kindle Edition | B01DGOM3A6 | Amazon | Goodreads

Elyse no entiende nada, ni qué hace ella en la fiesta de la fraternidad más loca del campus ni por qué su novio la ha dejado sin dar explicaciones.
En medio de la fiesta, Elyse se ve arrastrada por su amiga a pasar cinco minutos en el armario con un desconocido. El problema es que ese joven no es tan anónimo como parecía en un principio.
Keith tiene una buena vida, excepto por una espinita en su corazón que no puede arrancar: en vez de enamorar a la chica que le había robado el corazón, se dedicó a hacer de su vida un infierno. Pero cuando ve a la joven en su fraternidad, no se lo piensa dos veces.
Keith y Elyse tienen cinco minutos para decidir qué debe ganar, si el odio del pasado o un nuevo sentimiento que parece volver a surgir en sus corazones.


Este es uno de esos libros que descargas en oferta en su momento y luego te olvidas que tienes por el Kindle (o tal vez solo me pasa a mí). En un principio no iba a hacer reseña de este libro, pero tras ver las buenas opiniones y reseñas que tiene en goodreads, he decidido hacerla. Y es que la primera reseña de este blog va a ser negativa, y lo lamento bastante porque pensé que el libro (bueno, más que un libro es un relato) me iba a gustar, pero resultó que no pudo gustarme.

¿Por qué no pudo gustarme? Por dos cosas simples pero que, personalmente, me molestan mucho: muchas faltas de ortografía, en este caso tildes mal puestas, y tópicos. Empiezo explicando lo segundo para no hacer una parrafada de lo primero.

Narrada en tercera persona, la historia, como leísteis en la sinopsis (si no la leíste, ¿a qué esperas?), trata de una chica a quien han dejado y que, animada por una amiga, va a una fiesta a “olvidarse de sus penas” donde se reencuentra con el chico que le hizo la vida imposible en el instituto. Hasta aquí todo bien, ¿el problema? Él le hizo la vida imposible porque estaba “enamorado” de ella, ¿desde cuándo eso es “amor"? (Creo que todos comprenderéis por qué esto me toca bastante las narices). Y, por encima, tras una serie de acontecimientos que pasan muy rápido acaban de alguna manera siendo más cercanos. A mayores, en la trama hay una traición y, cómo no, un pequeño triángulo amoroso (por llamarlo de alguna manera).

Como veis tiene varios tópicos, esos malditos clichés que están en todas partes, en casi todas las historias. Normalmente no me molestan, ya que si son bien llevados algunos suelen funcionar; pero de todos los tópicos que existen en el mundo hay uno que me chirría mucho: el del típico chico malo que le hizo la vida imposible a la protagonista y resulta que no es tan malo, por el contrario, es un cachito de pan/oso amoroso (¿le encontráis la lógica? Porque yo no). Vale, si fuese en una historia más desarrollada puede que esto no estuviese tan mal llevado como me lo pareció aquí, pero al ser una historia tan corta en la que el “romance” se desarrolla en un período de tiempo tan breve… no me pareció para nada verosímil. Simplemente no me lo creí.

He de admitir que la historia en sí, si quitamos el hecho de que Keith le hizo la vida imposible a Elyse porque “no tenía habilidades sociales” (palabras textuales), no está tan mal. Vamos, la historia tiene potencial. Si la autora hubiese alargado un poco más este relato y hubiese profundizado en la relación entre los protagonistas, creo que podría llegar a ser una historia que me gustase o, por lo menos, que me creyese pues ese fue, a mi parecer, uno de los principales fallos.

También quería recalcar el hecho de que casi todas las reseñas que leí sobre este relato hablan del “cuquismo” que hay en la historia, yo personalmente no lo he encontrado; sí, hay un par de frases muy monas, pero en general me parecieron diálogos algo forzados, sobre todo los que expresan ese “cuquismo” del que todos hablan. También he leído que no es un “insta-love” (o amor a primera vista) porque ya se “querían” en el instituto y NO. Yo lo siento mucho, pero discrepo. Puedo aceptar el hecho de que él fuese un patán social (a duras penas, pero vamos a hacer como que lo acepto), pero no que a pesar de joderle la vida ella estuviera “enamorada” de él (vamos a crear polémica, si leísteis el libro decidme qué pensáis).

Entonces, ¿hay algo que me haya gustado del libro? ¡Sí! Aunque parezca sorprendente, hay algo que sí me ha gustado. El final. Lamentablemente no puedo hablar de ello porque es un spoiler, solo voy a decir que tiene algo que ver con la traición. Me gustó porque me pareció un buen toque para cerrar el relato, otro cliché más que se veía venir a leguas pero bastante acertado.

Por último, pero no por ello menos importante, decir que este libro necesita una corrección. A pesar de ser un relato muy cortito, no llega ni a las cincuenta páginas, no lo he podido leer de un tirón debido a que cada dos por tres (sobre todo al principio) me ponía a analizar una frase porque al encontrarme una palabra con tilde que no debería de tenerla me descolocaba un poco (esto pasa mucho con donde/dónde, cuando/cuándo y que/qué en todo el libro). Se nota que no hubo una corrección del texto y, si la hubo (que no lo sé), no fue profunda ya que los fallos que encontré son siempre los mismos. Y eso es algo que, como lectora, me molesta bastante. Una vez puedo pasarlo, dos también, y tres; pero cuando en una misma oración hay más de un error ya me molesta demasiado. No es en sí que no aguante los errores de ortografía (un error lo tiene cualquiera), más bien me desconcentra; hace que me olvide de la lectura y me centre en el texto.

Como veis no es un libro que recomiende, pero si os gustan este tipo de historias cortas os animo a que le deis una oportunidad (y le echéis un vistazo a las reseñas algo más positivas que hay por internet).

A mayores me veo obligada a decir que con esta reseña no quiero ofender a nadie, ni a la autora ni a los lectores que han disfrutado del libro, ya que no quiero que me ataquéis por dar una opinión sincera pero negativa. Como veis, esta es mi opinión personal sobre el libro, el cual no disfruté por los puntos explicados arriba, y en ningún momento mi intención ha sido ofender o criticar a alguien.